A través del pintor Ricardo Flórez Gutiérrez de Quintanilla (1893 – 1983) conocimos el nombre de Tomayquichua, una localidad de Huánuco que como un lugar de paradisiacos paisajes, de colores que surcan el atardecer como estelas de óleo sobre el cielo, se sumerge en la provincia de Ambo.

Desde hace décadas se repite un decir sobre la belleza de sus mujeres y se da como sempiterno ejemplo que en Tomayquichua nació Micaela Villegas, la Perricholi, hermoso nombre para esconder la verdadera crudeza de llamarla simplemente Perra Chola.  

Ricardo Flórez, pintor de acomodada familia y nacido en Lima, se sumerge en la práctica del paisajismo y en 1944, luego de varias visitas a Tomayquichua decide mudarse y vivir allí hasta su muerte en 1983. 

Si desea saber más de su biografía, aquí el documentado enlace de Wikipedia

Del Archivo de Canal Museal, rescatamos el folleto de la exposición Pinturas, realizada en la desaparecida Galería 9 en marzo del año 1976. Ubicada en la Avenida Benavides 474 (102-107), Miraflores, Lima, Perú estuvo dirigida por la crítica de arte, nacida en argentina y residente en el Perú desde la década de 1960, Élida Román

  • Dimensiones: 22 x 30 cm.
  • Material: Papel couché
  • Año: 1976
  • Con textos de: Juan Manuel Ugarte Eléspuru, Teófilo Castillo y el mismo Flórez.

Transcribimos:

Cincuentinueve años separan esta exposición limeña de la obra de Ricardo Flórez, de aquella primera del año1917 en la que se presentó al juicio público en una colectiva. Más de media centuria y toda una vida íntegramente dedicada a la creación artística. 

El caso de este pintor es singularísimo: discípulo de Teófilo Castillo, no ha practicado, sin  embargo, la predilección de su maestro por las  reconstrucciones histórico – elegíacas de los  fastos virreinales en que tanto abundó su maestro.   

Compañero de docencia del beligerante grupo indigenista, que seguía apasionada y  dogmáticamente los postulados de José Sabogal, durante el predominio de estos en la Escuela  de Bellas  Artes, se mantuvo independiente, como también supo estarlo de la influencia afrancesada y sin raíces telúricas del maestro Don Daniel Hernández, ni se dejó atraer por las convincentes teorizaciones estéticas de Manuel Piqueras Cotolí, que fue promotor del ideario de un arte neoperuano, de fusión hispano-indígena. Con todo ello convivió, alternó, fraternizó; pero se mantuvo alerta a su propia voz intima que lo apartó de toda bandería estética que no fuera Ia de su personal inclinación por la naturaleza, expresada en la euforia del color.

Ello lo llevó al culto apasionado del paisaje. Es un paisajista nato, pues si bien Ia figura juega rol de presencia en sus obras, siempre aparece supeditada al vibrante impresionismo luminarista y como envuelta en la radiosa luminosidad del aire libre, a plena luz solar.

Desde hace muchos años reside en TOMAIQUICHUA, que en quechua significa «VALLE  TEMPLADO» región célebre por la belleza de sus mujeres y de donde la leyenda hace originaria a la Perricholi. 

Algo debe haber de verdad, pues según declaración del propio Flórez. E. López Albújar, que hizo un bello cuento con el tema, quedó hechizado por una mujer y desde hace varias décadas reside allá. Pero lo que es evidente, y la obra lo confirma, es que aquel hechizo, real o literario, se cumple en la veneración que el pintor siente por el paisaje lugareño. No por lo folklórico, sino por el amor a la fisonomía verdadera de la naturaleza, por la reverencia de su alma pánica y lustral.

JUAN MANUEL UGARTE ELÉSPURU

«…Flórez sigue impertérrito su camino de impresionismo. No le preocupa ni pizca el comercio de lo bonito y lo correcto: lo que busca es la verdad, la verdad a todo trance».

Teófilo Castillo, «Variedades» — 1919

«…según él (López Albújar)  me quedé hechizado por una mujer, pero fue el pueblo el hechicero, con su cielo de turquesa y sus colinas de matices cambiantes. Soy un pintor y confieso que es  un paraje de inspiración inagotable».

(Reportaje realizado por Alfonsina Barrionuevo para la Revista «Caretas«, 1970)

EXPOSICIONES  PERSONALES:

Academia Alcedo —  1928, 1934, 1938 

Sala de la Sociedad Filarmónica — 1936 

Sala «Bach» —  1941

Instituto Cultural Peruano Norteamericano — 1946, 1949

Aero Club del Perú — 1961 

Galeria «La Artística — 1966

EXPOSICIONES  COLECTIVAS:

Circulo Artístico, Lima — 1917, 1918 

Los Angeles (EE.  UU.) — 1925

Sevilla (España) — 1929 

Arequipa — 1933

Certamen Internacional de Panama (Panamá) — 1935

Peña «Pancho Fierro», Lima — 1939 

Golden Gate, California (EE.  UU.) 1940 

Certamen International Petroleum  Co. Lima 1941

Centro Departamental Universitario,  Huánuco 1949, 1959

Club Central, Huánuco — 1950 

«Cultural Huaunqueña», Lima — 1963 

«Centro Cultural de Artes Plásticas», Huánuco 1964

Casa de  la Cultura, Huánuco — 1966 

Asociación Fraternidad Universal, Huánuco 1975

Asociación Artistas Plásticos de Huánuco — 1975 

archivos fotograficos arqueología arte contemporaneo arte marcial bienal cajamarca comic concurso convocatoria Covid-19 critica de arte curadores de arte curaduria el incidente exposiciones exposición virtual fotografia fotografía galeria municipal pancho fierro historieta huánuco ICPNA ignacio merino israel tolentino issela ccoyllo Jorge Villacorta Juan Acevedo juan peralta la otra luz lima luis repetto malaga manuel limay incil materia oscura mokambo municipalidad de lima museografía museos del peru pinhole podcast revista de arte Ricardo Florez salon de fotografía sebastian salazar bondy teatro peruano teresa burga

2 comentarios en “RICARDO FLÓREZ | PINTURAS | GALERÍA 9 | LIMA, MARZO DE 1976”

    1. Gracias querido Israel, es importante el aporte de Ricardo Flórez y de los pintores huanuqueños al hacer un registro de su paisaje y cultura. Esperamos pronto ir a la hermosa ciudad de Huánuco. Saludos museales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp