lima: MOKAMBO no solo era un demonio medieval de ojos rojos devorando pecadores en plena cuadra 7 de la avenida Garcilaso de la Vega (quizás tu memoria prefiera llamarla Wilson).

O quizás no solo era el primer monumento público dedicado a un demonio en pleno centro de Lima, o las leyendas sobrenaturales que sobreviven circulando en foros casi olvidados de internet.

MOKAMBO era un intento de amor que nos mira desde este anuncio, la ilusión ofrecida de una sensualidad de champán y encaje negro, como ese amante que surge de entre las sombras, mano al hombro y quiebre de tu cintura durante el baile y que la copa no derrame… luego los otros desbordes, el de los coches-bomba, las sombras de la promiscuidad y el deterioro urbano.

Solo me queda pensar en el amante entre las sombras… en como permanece allí, su oscuro y profundo perfil atrapado en este aviso lleno de hongos acumulados desde 1988 y publicado en la revista POSE.

Amante y amada, ocultos como el destino de aquella escultura que un día desapareció, sin dejar rastro, convirtiéndose solo en memorias dispersas entre jirones y avenidas…

Realmente, este es un pequeño símil de como es la vida en Lima…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp