UNA FOTO DEL POETA CÉSAR VALLEJO Y SUS HERMANAS | TRILCE III

Una foto del poeta César Vallejo (Santiago de Chuco, 16 de marzo de 1892 – París, 15 de abril de 1938) que quizás se publica por primera vez en internet. En ella, vemos al autor de los Heraldos Negros junto a sus hermanas Aguedita, al centro, y Natividad, llevando en brazos a su hijo Oswaldo Vásquez.

Foto inédita de César Vallejo y sus hermanas

Precisamente, a raíz de esta imagen recordamos el poema III del trascendental libro Trilce (1922):

Las personas mayores
¿a qué hora volverán?
Da las seis el ciego Santiago,
y ya está muy oscuro.

Madre dijo que no demoraría.

Aguedita, Nativa, Miguel,
cuidado con ir por ahí, por donde
acaban de pasar gangueando sus memorias
dobladoras penas,
hacia el silencioso corral, y por donde
las gallinas que se están acostando todavía,
se han espantado tanto.
Mejor estemos aquí no más.
Madre dijo que no demoraría.

Ya no tengamos pena. Vamos viendo
los barcos ¡el mío es más bonito de todos!
con los cuales jugamos todo el santo día,
sin pelearnos, como debe de ser:
han quedado en el pozo de agua, listos,
fletados de dulces para mañana.

Aguardemos así, obedientes y sin más
remedio, la vuelta, el desagravio
de los mayores siempre delanteros
dejándonos en casa a los pequeños,
como si también nosotros no pudiésemos partir.

Aguedita, Nativa, Miguel?
Llamo, busco al tanteo en la oscuridad.
No me vayan a haber dejado solo,
y el único recluso sea yo.


Foto inédita de César Vallejo

ACTUALIZACIÓN:

Tras publicar la imagen de César Vallejo junto a sus hermanas, nos quedaba como persistencia en la retina el recuerdo de otra fotografía, en que vemos al poeta en Trujillo, junto a dos amigos, entre ellos, Antenor Orrego. Las fechas no las conocemos, pues a decir verdad no somos vallejistas, ni vallejianos, es decir, especialistas en la vida, obra e iconografía de Vallejo.

Pero al comparar ambas imágenes, la pose del poeta, la ubicación de la mano en el bolsillo, el giro de la cabeza, etcétera, no podemos dejar de notar ciertas similitudes que levantan nuestras sospechas acerca de una posible manipulación de una de ellas.

¿Es posible que fueran tomadas en los mismos días y por ello su semejanza? ¿fue recortado o pintado el poeta, alterado su cuerpo en una de ellas para simular su presencia?

A lo mejor nuestras dudas son infundadas y se trate de dos fotografías distintas.

Ustedes ¿qué opinan?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp