Cuando Pancho Guerra García anunció en redes sociales que a principios de febrero impartiría un taller para pintar un cuadro emblemático de la historia del arte moderno, nos inscribimos de inmediato.

No buscábamos reproducir el famoso cuadro de Vincent Van Gogh; más bien, anhelábamos experimentar un taller con el destacado pintor limeño Pancho Guerra García, reconocido tanto por su obra como por su amabilidad.

Conocemos su destreza al enseñar a niños, lo que nos inspiró a participar, a pesar de tener escasa práctica en la pintura. Hace ocho años, realicé un breve taller de pintura al óleo, y el año pasado adquirí lienzos y óleos que dejé inconclusos.

La «Noche estrellada» fue una excusa para acercarnos a la pintura, para sentir que podíamos crear nuestras propias obras, tomar valor al sujetar el pincel y explorar las texturas de la pintura. Pancho Guerra García nos dio la bienvenida y comenzó su taller hablándonos de Van Gogh, del ser humano y sus búsquedas por crear, compartiendo anécdotas peculiares de su vida que influyeron en su pintura.

Por ejemplo, que firmaba sus obras solo como Vincent y que su paleta de tonos oscuros se iluminó con su contacto con París y los artistas postimpresionistas. Trabajaba mucho con el amarillo y el azul, demostrando su profundo conocimiento de la teoría del color.

El maestro Pancho Guerra García nos instruyó sobre los tipos de pinceles, nos mostró cómo sostenerlos y cómo dar las primeras pinceladas. Cubrimos completamente el pequeño lienzo con azul, sugiriendo pinceladas largas de un extremo a otro. El color no quedó plano; intensificó en un extremo y se aclaró en el centro.

Volviendo a la «Noche estrellada», apreciamos su composición. El árbol semeja un fantasma, las estrellas parecen huevos fritos, con la yema en tonos naranjas y amarillos intensos, y la clara en su entorno.

Mientras disfrutamos de una copa de vino en un rincón iluminado del Café Julieta en San Isidro (Calle Los Libertadores 260), continuamos aprendiendo y apreciando. Prestamos mucha atención para evitar sumergir el pincel en la copa, y las dos horas del taller pasaron velozmente. Cada una de nosotras tenía su propio pequeño lienzo, su versión personal de «La noche estrellada» de Van Gogh, creada con nuestras propias manos y guiadas por el mejor maestro.

2 comentarios en “Crónicas de Arte | Pintando con el maestro Pancho Guerra García la «Noche estrellada» de Van Gogh”

  1. DELIA PALOMINO HUAMANI

    !Interesante ! cada una de las participantes , se inspiró y de su vena artística, plasmó su inspiracion en un cuadro.
    El maestro Pancho Guerra García, con el arte y sus palabras, las preparo. y cada una, se inspiro y pintó la NOCHE
    ESTRELLADA, realmenta mágico, parece un cielo con huevos frito volando.
    Gran artista y Maestro Pancho Guerra Garcia. Felicidades, Teresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Twitter
WhatsApp